El porteo, tu bebé y tú: Volviendo a lo natural

Home » Blog » El porteo, tu bebé y tú: Volviendo a lo natural

    El porteo, tu bebé y tú: Volviendo a lo natural

    9 de diciembre de 2014 Comments are off Blog

    El Porteo es una alternativa amorosa, práctica y confortable, ofrece a bebé lo que más necesita: el contacto cercano con sus padres.

    el-porteo-tu-bebe-y-tu-1
    el-porteo-tu-bebe-y-tu-2
    el-porteo-tu-bebe-y-tu-3

    kanguritoLa necesidad del contacto piel con piel en el ser humano es muy antigua, ya desde tiempos remotos las madres llevaban a sus hijos en brazos porque así, instintivamente, calmaban su llanto y los protegían de los peligros externos. Aún hoy esta costumbre se mantiene en todo el mundo, especialmente en Asia, Sudamérica y África.

    El tacto es una de las primeras formas de comunicarse que tiene el recién nacido, los bebés responden enseguida al contacto piel con piel. Si extendemos el contacto más allá de sus primeras horas de vida con la ayuda de un portabebés, estaremos prolongando esas sensaciones placenteras de las que el bebé ha disfrutado durante meses en el útero materno.

    Hay bebés que lloran mucho si están en la cuna y solo se calman si los cogemos en brazos. No nos piden algo irrazonable; nos piden algo que necesitan, su instinto les hace llamarnos. Para ellos, sentir el cuerpo de su madre es bienestar y lo más natural e instintivo es estar sostenido por ella.

    Tenerlo en brazos no es malcriarlo, es cubrir una necesidad tan importante como el alimento o el sueño.
    Cuanto más seguro y querido se sienta un bebé, más equilibrado se encontrará emocionalmente.
    Llevar a tu hijo pegado al cuerpo es una experiencia tan gratificante para la madre, el padre y el bebé que no se puede describir con palabras; hay que sentirla y vivirla.

    Poder oír el corazón y la voz de la madre, sentir su calor su olor, y la sensación de ir suavemente apretado contra su cuerpo, les aporta mucha tranquilidad, ya que recrea las sensaciones vividas en el vientre materno. Pegado al cuerpo de su madre o su padre, el bebé se siente seguro y protegido.

    • Lloran menos
    • Duermen mejor
    • Son más independientes
    • Tienen mejor desarrollo psicomotor
    • Los cólicos disminuyen
    • Son más sociables

    Mientras nuestro bebé  está pegado a nosotros, tenemos la oportunidad de jugar con él, hablarle, mimarlo, cantarle, besarlo y acariciarlo. Así que llevar a nuestro bebé cerca de nuestro cuerpo no solo es beneficioso y natural, sino, además muy placentero.

    • Fortalece los vínculos
    • Previene la depresión posparto
    • Aporta seguridad
    • Beneficia la lactancia materna
    • Permite tener manos libres
    • Tonifica los músculos de la espalda.
    • Integra al padre
           
  • tweets

    Ultimos Tweets